Una mujer de 50 años sufre un cuadro agudo y es sometida a una cirugía de útero de urgencia.
Mientras está en la mesa de operaciones tiene una experiencia cercana a la muerte: se encuentra frente a frente con al muerte, y le pregunta si de verdad morirá....
La muerte le dice que no, que va a vivir 30 o 40 años más.
La mujer se recupera y decide aprovechar - ya que está en el hospital - para hacerse una liposucción en los muslos y abdomen.
Después de 2 semanas de recuperada y luego de 120 sesiones de masaje y gimnasia modeladora, reingresa para una cirugía estética: se levanta el pecho, se arregla la nariz, se pone un poco más de trasero, silicona en los labios, fuera las arrugas y patas de gallo. También microcirugía de várices, se engrapa el estomago para comer menos, se saca las dos costillas inferiores para afinar el talle y toda otra cosa posible para verse mas joven y bonita ya que tiene tantos años por delante.
Cuando por fin sale del hospital luego de su última operación, cruza la calle, la atropella una ambulancia... y se muere!!!
Otra vez frente a La Muerte le pregunta indignada: "¿¿¿Pero por qué me hiciste esto??? ¿¿¿No que iba a vivir 30 o 40 años más...???"
La Muerte la mira perpleja y le dice:
"¡¡¡ WEÓNA , TE JURO QUE NO TE RECONOCÍ...!!!"